Cantemos Al Amor de Los Amores

Image
1. Cantemos al Amor de los amores, cantemos al Señor. Dios está aquí; venid adoradores, adoremos a Cristo Redentor. GLORIA A CRISTO JESÚS; CIELOS Y TIERRA, BENDECID AL SEÑOR; HONOR Y GLORIA A TI, REY DE LA GLORIA, AMOR POR SIEMPRE A TI, DIOS DEL AMOR. 2. Unamos nuestra voz a los cantares del Coro Celestial, Dios está aquí, al Dios de los Altares alabemos con gozo angelical. 3. Por nuestro amor oculto en el sagrario, su gloria y esplendor; para nuestro bien, queda en el santuario, esperando al justo y pecador. 4. Oh gran prodigio del amor divino, milagro sin igual; prenda de amistad, banquete al peregrino, do se come el Cordero celestial. 5. ¡Jesús potente, Rey de las victorias! ¡A ti loor sin fin! ¡Canten tu poder, autor de nuestras glorias, cielo y tierra hasta el último confín! 6. Tu nombre ensalzamos y alabamos con toda nuestra voz. ¡Rey de majestad, por siempre te aclamamos, y Señor de las almas, Cristo Dios! 7. Oh, sí cristianos fervorosos vamos a Cristo en el altar, y

Porque No Todos Ustedes Estan Limpios

PORQUE NO TODOS USTEDES ESTAN LIMPIOS, EL SAVIA QUE ALGUIEN LO IBA A TRAICIONAR,
EVANGELIO  SEGUN SAN JUAN 13,1-15.
Antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, él, que había amado a los suyos que quedaban en el mundo, los amó hasta el fin.
Durante la Cena, cuando el demonio ya había inspirado a Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarlo,
sabiendo Jesús que el Padre había puesto todo en sus manos y que él había venido de Dios y volvía a Dios,
Se levantó de la mesa, se sacó el manto y tomando una toalla se la ató a la cintura.
Luego echó agua en un recipiente y empezó a lavar los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que tenía en la cintura.
Cuando se acercó a Simón Pedro, este le dijo: "¿Tú, Señor, me vas a lavar los pies a mí?".
Jesús le respondió: "No puedes comprender ahora lo que estoy haciendo, pero después lo comprenderás".
"No, le dijo Pedro, ¡tú jamás me lavarás los pies a mí!". Jesús le respondió: "Si yo no te lavo, no podrás compartir mi suerte".
"Entonces, Señor, le dijo Simón Pedro, ¡no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza!".
Jesús le dijo: "El que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, porque está completamente limpio. Ustedes también están limpios, aunque no todos".
El sabía quién lo iba a entregar, y por eso había dicho: "No todos ustedes están limpios".
Después de haberles lavado los pies, se puso el manto, volvió a la mesa y les dijo: "¿comprenden lo que acabo de hacer con ustedes?
Ustedes me llaman Maestro y Señor; y tienen razón, porque lo soy.
Si yo, que soy el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, ustedes también deben lavarse los pies unos a otros.
"Les he dado el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo hice con ustedes."


Comments

Popular posts from this blog

Donde Encontrare Al Señor,

Cantemos Al Amor De Los Amores,

Oracion a La Divina Providencia,