Cantemos Al Amor de Los Amores

Image
1. Cantemos al Amor de los amores, cantemos al Señor. Dios está aquí; venid adoradores, adoremos a Cristo Redentor. GLORIA A CRISTO JESÚS; CIELOS Y TIERRA, BENDECID AL SEÑOR; HONOR Y GLORIA A TI, REY DE LA GLORIA, AMOR POR SIEMPRE A TI, DIOS DEL AMOR. 2. Unamos nuestra voz a los cantares del Coro Celestial, Dios está aquí, al Dios de los Altares alabemos con gozo angelical. 3. Por nuestro amor oculto en el sagrario, su gloria y esplendor; para nuestro bien, queda en el santuario, esperando al justo y pecador. 4. Oh gran prodigio del amor divino, milagro sin igual; prenda de amistad, banquete al peregrino, do se come el Cordero celestial. 5. ¡Jesús potente, Rey de las victorias! ¡A ti loor sin fin! ¡Canten tu poder, autor de nuestras glorias, cielo y tierra hasta el último confín! 6. Tu nombre ensalzamos y alabamos con toda nuestra voz. ¡Rey de majestad, por siempre te aclamamos, y Señor de las almas, Cristo Dios! 7. Oh, sí cristianos fervorosos vamos a Cristo en el altar, y

Ultimo Domingo de Noviembre, Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo Rey del Universo VIVA CRISTO REY,

Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo,
Rey del Universo Leccionario: 161
Lectura Del Santo Evangelio
Jn 18, 33-37, #VivaCristoRey,

En aquel tiempo, preguntó Pilato a Jesús: “¿Eres tú el rey de los judíos?” Jesús le contestó: “¿Eso lo preguntas por tu cuenta o te lo han dicho otros?” Pilato le respondió: “¿Acaso soy yo judío?

Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué es lo que has hecho?” Jesús le contestó: “Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuera de este mundo, mis servidores habrían luchado para que no cayera yo en manos de los judíos. Pero mi Reino no es de aquí”.

Pilato le dijo: “¿Conque tú eres rey?” Jesús le contestó: “Tú lo has dicho. Soy rey. Yo nací y vine al mundo para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz”.

Palabra Del Señor,

Comments

Popular posts from this blog

Donde Encontrare Al Señor,

Cantemos Al Amor De Los Amores,

Oracion a La Divina Providencia,