Oración al Divino Rostro de Cristo

Image
Eterno Padre, Dios de infinito amor, bondad y misericordia, por el Inmaculado Corazón de María y en unión con San José y de todos los Ángeles y Santos y en nombre de todos los hombres y de las almas del purgatorio, te ofrezco el Rostro llagado, ensangrentado e inundado de lágrimas de tu muy amado Hijo. Te ofrezco este santísimo y adorable Rostro de nuestro Señor Jesucristo para expiar los pecados de todo el mundo, las blasfemias, sacrilegios e irreverencias; para la iluminación de tus sacerdotes y religiosos y por la conversión de todos los pecadores, en especial de los más obstinados; como también para las almas  del purgatorio. En tu rostro desfigurado por el dolor, reconozco la inmensidad de tu amor hacia mí. Imprime en mi corazón la imagen de tu divinidad, y dame un amor ardiente a Ti, para que un día pueda ver tu Faz glorificada. Amén. (Compilado por José Gálvez Krüger)

Las Mujeres Con Velo En La Iglesia,

CON VELO EN LA IGLESIA

 Llevar un velo en la iglesia a una mujer no está llamando la atención sobre sí misma ni se destaca del resto de la congregación.  Ella está refiriendo todas las atenciones a Dios.

 Llevar un velo en la iglesia a una mujer no es mostrar cuán santa es ella, sino mostrar cuán santo es Dios.

 Usar un velo en la iglesia no es orgullo ni vanidad, pero es un acto de humildad para una mujer mostrarle a Dios su mayor reverencia.

 El uso de un velo es una señal para reconocer la santa presencia de Dios en la iglesia y para reconocer Su majestad y gloria.

 Usar un velo es para mostrar el amor suave y elegante por Jesús al recibirlo en la Sagrada Comunión, ya que el velo con cordones es suave y elegante.

 Usar un velo para honrar a Jesús le recuerda a la mujer su feminidad y dignidad.

 Usar un velo para honrar a Jesús le recuerda a la mujer su pureza y castidad.

 Usar un velo para honrar a Jesús le recuerda a una mujer que debe vestirse con modestia, no solo en la iglesia sino en todas las ocasiones.

 Usar un velo puede convertirse en un acto de valentía y fortaleza en algunas parroquias donde ninguna mujer lleva velo.  Una mujer puede necesitar un gran valor para atreverse a ser diferente al hacer lo correcto.

 Llevar un velo a la Misa es un gran acto para consolar a Jesús, como Jesús le había dicho una vez a un vidente que una mujer que usa un velo mientras lo recibe le da un gran consuelo.  Ella es como Verónica limpiando Su santo rostro con su velo.

Comments

Popular posts from this blog

Donde Encontrare Al Señor,

Oracion a La Divina Providencia,

Cantemos Al Amor de Los Amores