Altisimo Señor,

Image
Altísimo Señor, que supiste juntar a un tiempo en el altar, ser cordero y pastor Quisiera con fervor, amar y recibir a quien por mí quiso morir. 1. Cordero divinal por nuestro sumo bien, inmolado en Salén, en tu puro raudal de gracias celestial, lava mi corazón, que el fiel te rinde adoración. 2. Suavísimo maná, que sabe a dulce miel, ven y del mundo vil nada me gustará. Ven y se trocará del destierro cruel con tu dulzura la amarga hiel. 3. Oh convite real do sirve el Redentor al siervo del Señor comida sin igual; Pan de vida inmortal, ven a entrañarte en mí y quedo yo trocado en Ti. 4. Si osare a ti venir das muerte al pecador y de celeste ardor das al justo vivir. Ay, que triste morir de vida en el manjar, de tal veneno y muerte hallar. 5. Los ángeles al ver tal gloria y majestad, con profunda humildad adoran su poder, sin ellos merecer la dicha de gustar el pan del cielo, hecho manjar.

Las Mujeres Con Velo En La Iglesia,

CON VELO EN LA IGLESIA

 Llevar un velo en la iglesia a una mujer no está llamando la atención sobre sí misma ni se destaca del resto de la congregación.  Ella está refiriendo todas las atenciones a Dios.

 Llevar un velo en la iglesia a una mujer no es mostrar cuán santa es ella, sino mostrar cuán santo es Dios.

 Usar un velo en la iglesia no es orgullo ni vanidad, pero es un acto de humildad para una mujer mostrarle a Dios su mayor reverencia.

 El uso de un velo es una señal para reconocer la santa presencia de Dios en la iglesia y para reconocer Su majestad y gloria.

 Usar un velo es para mostrar el amor suave y elegante por Jesús al recibirlo en la Sagrada Comunión, ya que el velo con cordones es suave y elegante.

 Usar un velo para honrar a Jesús le recuerda a la mujer su feminidad y dignidad.

 Usar un velo para honrar a Jesús le recuerda a la mujer su pureza y castidad.

 Usar un velo para honrar a Jesús le recuerda a una mujer que debe vestirse con modestia, no solo en la iglesia sino en todas las ocasiones.

 Usar un velo puede convertirse en un acto de valentía y fortaleza en algunas parroquias donde ninguna mujer lleva velo.  Una mujer puede necesitar un gran valor para atreverse a ser diferente al hacer lo correcto.

 Llevar un velo a la Misa es un gran acto para consolar a Jesús, como Jesús le había dicho una vez a un vidente que una mujer que usa un velo mientras lo recibe le da un gran consuelo.  Ella es como Verónica limpiando Su santo rostro con su velo.

Comments

Popular posts from this blog

Donde Encontrare Al Señor,

Oracion a La Divina Providencia,

Cantemos Al Amor De Los Amores,