Oración al Divino Rostro de Cristo

Image
Eterno Padre, Dios de infinito amor, bondad y misericordia, por el Inmaculado Corazón de María y en unión con San José y de todos los Ángeles y Santos y en nombre de todos los hombres y de las almas del purgatorio, te ofrezco el Rostro llagado, ensangrentado e inundado de lágrimas de tu muy amado Hijo. Te ofrezco este santísimo y adorable Rostro de nuestro Señor Jesucristo para expiar los pecados de todo el mundo, las blasfemias, sacrilegios e irreverencias; para la iluminación de tus sacerdotes y religiosos y por la conversión de todos los pecadores, en especial de los más obstinados; como también para las almas  del purgatorio. En tu rostro desfigurado por el dolor, reconozco la inmensidad de tu amor hacia mí. Imprime en mi corazón la imagen de tu divinidad, y dame un amor ardiente a Ti, para que un día pueda ver tu Faz glorificada. Amén. (Compilado por José Gálvez Krüger)

Oración de Entrega a Jesucristo,


ORACIÓN DE ENTREGA
Señor aquí me presento con el corazón lastimado por tantas decepciones, heridas y frustraciones que con el paso del tiempo personas y situaciones me han ocasionado.
Heridas por desamor,
decepción,
idealizaciones y esperas que no han podido ser.

Sana en mí 
aquellas frustraciones tan profundas que hasta hoy hieren y oscurecen el futuro.
Sana el deseo de ser amada y valorada, por esas tantas veces que esperé ser querida y tenida en alta estima por quienes amaba y no lo he podido sentir.

Sana en mi aquellas heridas que en el deseo de ser comprendida he esperado y nunca ocurrió.
Sana en mí el querer que las personas actúen como yo quisiera sean con mi persona.
Sana en mi corazón la profunda huella que el desamor ha causado, por aquellas esperas que hoy al pasar los años veo no han ocurrido.
Por los amores no vividos,
las esperas que turbaron mi corazón,
por el engaño y la indiferencia que hacia mi persona tantos han manifestado.

Sana y acaricia Señor la tristeza que me invade al mirar hacia atrás y darme cuenta que perdí las esperanzas y me hundí en la tristeza y desesperación.
Sana mi falta de confianza en tus proyectos y tu voluntad, por creerme más de lo que verdaderamente soy demostrando poca humildad y mucha soberbia.

Hazme comprender que la medida del amor es darse uno mismo y no esperar que te amen o te valoren como uno quiere sino como estén dispuestos a amarte.

Sana mis grandes carencias y vacíos
aquellos que trato de colmarlos con amores pasajeros y cosas que no valen la pena.

Heridas, sueños rotos,
decepciones y esperas que nunca llegan me ahogan tantas veces y noto con alegría que Tú nunca te has ido y que en silencio secabas cada una de mis lágrimas y con inmensa ternura abrazabas mi dolor.

Dame Señor la gracia de descubrir el justo equilibrio del amor verdadero y la entrega que no espera nada a cambio más que tu Cielo.

Amén

Comments

Popular posts from this blog

Donde Encontrare Al Señor,

Oracion a La Divina Providencia,

Cantemos Al Amor de Los Amores